Deseamos ser una presencia de oración en el corazón del mundo de hoy, y escuchar la llamada del Santo Padre a la nueva evangelización según las necesidades y peticiones de la Iglesia, siendo testigos de la alegría de vivir el Evangelio.